Establecer las diferencias entre criterios relativos y criterios absolutos para establecer el nivel de aprobación de los exámenes.